Mitos sobre las piscinas que no son verdad: ¿El cloro quema los ojos?

Mitos sobre las piscinas que no son verdad

A todos nos encanta disfrutar de una tarde calurosa en la piscina, con la familia o los amigos. Sin embargo, existen algunos mitos sobre las piscinas que no son verdad, y que solo generan desinformación entre los usuarios.

Muchos de estos mitos han provocado que algunas personas eviten por completo el uso de la piscina, ya sea que se trate de una piscina privada, o una piscina pública.

Por ello, consideramos importante desmentir los mitos falsos sobre las piscinas, ya que la mayoría de las cosas que escuchamos sobre el tema, no son ciertas.

5 mitos sobre las piscinas que no son verdad

La mayoría de nosotros hemos escuchado historias sobre cómo el agua de la piscina del vecindario, volvió verde el cabello de alguien. Incluso, la famosa leyenda urbana de que cuando alguien orina en la piscina, el agua se vuelve azul.

Sin embargo, ¿son ciertas todas estas historias y mitos sobre las piscinas? ¿debemos preocuparnos por una posible exclusión social si el agua se pone azul? ¿incluso, deberíamos usar un gorro de ducha en la piscina por si acaso?

Pues bien, a continuación te compartimos los 5 mitos sobre piscinas más populares, que no son verdad, y que seguro te sorprenderán.

1. Orinar en la piscina vuelve el agua de color azul

Es probablemente, uno de los mitos sobre las piscinas que no son verdad, que la gente considera como verdadero. Gracias a esta creencia, todos los jóvenes y adultos tienen fobia a que una simple evacuación de la vejiga dentro de la piscina desencadene una reacción que convierta el agua en un azul brillante y deslumbrante.

De hecho, este mito ha cobrado tal popularidad, que incluso lo hemos visto representado en varias películas en el cine. Seguramente, la mayoría de nosotros hemos escuchado rumores sobre tal y cual amigo orinando en la piscina del vecindario y tiñendo el agua de color azul.

Lo que la mayoría no sabe, es que el mito de que al orinar en la piscina se vuelve el agua azul, es solo eso, un mito. Una fabricación completa y minuciosa de alguien con mucho tiempo libre.

Lo único cierto es que no existe ningún químico que pueda hacer que el agua de la piscina se vuelva azul, cuando una persona orina en ella. Tampoco se conoce ningún químico que pueda hacerlo.

2. El cloro en la piscina te quema los ojos

Este es otro mito sobre las piscinas que no tiene sustento científico alguno. Lo cierto es que cuando se trata de el ardor de ojos, generalmente se culpa al cloro en el agua de la piscina.

Sin embargo, el cloro no tiene nada que ver con que te ardan los ojos cuando te metes a la piscina. El nivel de pH del agua en la piscina, es el culpable subyacente que te quema los ojos cada vez que entras a la piscina a nadar.

El cloro en el agua de la piscina, no produce ningún tipo de quemadura en los ojos. Debes saber que el nivel de pH de tus ojos es de aproximadamente 7.5, por lo que cualquier cantidad de agua que entre en tu ojo que esté por encima, o por debajo de ese nivel, chocará con el pH natural de su ojo. Como resultado, experimentarás irritación e inflamación en los ojos.

3. Si huele a cloro, es que hay mucho cloro en la piscina

Cuando hablamos de mitos sobre piscinas que no son verdad, este es uno de los favoritos. Seguramente recuerdas ese fuerte olor a fragancia acre del cloro cuando te metías a una piscina.

Sin embargo, el olor a cloro también se usa para determinar qué tan seguro es nadar en una piscina. Mucha gente cree que cuanto más fuerte es el olor, más probable es que la piscina contenga cloro. La realidad es un poco más difícil, así que intentaremos explicarlo fácilmente.

El cloro se divide en dos tipos:

  • Cloro combinado. Este es el tipo de cloro que ya ha eliminado, o inhabilitado los patógenos. En consecuencia, ya no puede eliminar más patógenos.
  • Cloro libre. Se trata simplemente del cloro disponible en la piscina, para eliminar o inhabilitar los patógenos.

El olor a cloro combinado, que recordamos de nuestra juventud, es en realidad el de este último tipo de cloro. Este es el cloro que ha cumplido su misión mortal y ya no es capaz de luchar.

Por lo tanto, la próxima vez que vayas a la piscina y notes un fuerte olor a cloro, no olvides que la piscina no está clorada en exceso. En lugar de eso, es probable que haya demasiada orina en el agua, y el cloro libre esté trabajando horas extra para neutralizar la orina.

4. Las piscinas de sal no usan cloro

Las piscinas de sal brindan una experiencia de natación suave que no seca la piel como lo haría una piscina clorada. Se piensa que no se desinfectan con cloro; y que en su lugar se usa sal.

Lo anterior es un mito, ya que el cloro, no la sal, se usa para desinfectar el agua de la piscina. Cuando el agua salada de tu piscina fluye a través de un generador eléctrico, desinfecta la piscina. Esta combinación de generador y agua salada utiliza electrólisis para convertir la sal del agua en hipoclorito de sodio, también conocido como cloro.

5. El cloro de la piscina tiñe el cabello de verde

Otro clásico en los mitos sobre piscinas que no son verdad es el del cabello verde. La realidad es que el cloro no vuelve el pelo verde. Los depósitos de cobre en el agua pueden adherirse al folículo piloso y darle un color verde.

La profundidad de la piscina: ¿Qué profundidad debe tener mi piscina?

La profundidad de la piscina

La profundidad de la piscina determinará quiénes pueden usarla y qué actividades puedes hacer en ella. Ten en cuenta que si la profundidad de la piscina es demasiado superficial, tus opciones serán limitadas. Por otro lado, los niños pequeños y quienes no saben nadar, pueden tener problemas si el agua es demasiado profunda.

En consecuencia es importante elegir la profundidad adecuada de la piscina, tanto para ti, como para tu familia. Tampoco debemos olvidar que las piscinas están disponibles en una variedad de estilos y tamaños.

Una de las mejores características de las piscinas actuales es que pueden personalizarse a profundidad, literalmente. Las piscinas actuales se pueden construir tan profundas o poco profundas como elijas.

Aspectos clave sobre la profundidad de la piscina

Debido a que estamos hablando sobre la profundidad de la piscina, seguramente te preguntarás, ¿cuál es la profundidad media de una piscina? La profundidad típica del extremo profundo de una piscina enterrada es de 2,4 metros.

Si vas a sumergirte en una piscina, debe tener al menos esta profundidad por razones de seguridad. En el caso de las piscinas con trampolines también deben tener una mayor profundidad que las piscinas sin trampolines. En este caso se tiene en cuenta el tamaño del trampolín, así como la profundidad requerida para un nado seguro.

Cabe destacar que no todas las piscinas están hechas para lo mismo. Algunas están diseñadas expresamente para nadar, bucear o simplemente relajarse. Como resultado, cada piscina tiene una función, y esa función determinará qué tan profunda debe ser la piscina.

Si te preocupa la seguridad

La seguridad en la piscina siempre debe ser una preocupación seria para cualquier persona con niños o mascotas. También es un aspecto crucial incluso para los adultos que aún no han aprendido a nadar.

Las cubiertas de seguridad se pueden usar con éxito, y deben usarse independientemente de la profundidad. Sin embargo, tener una piscina menos profunda reducirá aún más el riesgo porque la mayoría de las personas podrán pararse erguidas con la cabeza fuera del agua.

Teniendo en cuenta que la altura humana promedio es de alrededor de 1,75 metros, se recomienda permanecer por debajo de los 1,5 metros para tener en cuenta el cuello y la cabeza. También vale la pena señalar que las piscinas de menos de 1,5 metros de profundidad a veces se denominan «piscinas de juego», pero también incluyen piscinas de inmersión.

¿Planeas sumergirte en la piscina?

Anteriormente se pensaba que si una piscina no tenía un trampolín, en realidad no era una piscina. Sin embargo, debido a preocupaciones de seguridad, el trampolín se ha eliminado gradualmente.

Si bien los accidentes al sumergirse ocurren, la mayoría de ellos involucran personas inusualmente altas o ebrias. Además, se sabe que solo el 10% de las lesiones al sumergirse en piscinas involucran el uso de un trampolín. La mayoría son consecuencia de sumergirse en cuerpos de agua naturales desde acantilados, laderas o puentes donde se desconoce la profundidad.

Aun así, solo un pequeño porcentaje de piscinas en la actualidad cuentan con trampolín. Sin embargo, esto no evita que las personas se sumerjan en sus piscinas, y se justifica la incorporación de un trampolín para que los nadadores puedan identificar rápidamente la región segura en la piscina.

Tu piscina debe tener una profundidad mínima de 2,4 metros si planeas sumergirte, independientemente de que uses o no un trampolín. Las piscinas comerciales con una plataforma de inmersión alta, pueden requerir una profundidad de hasta 4,8 metros en algunas situaciones.

¿Practicarás algún deporte en la piscina?

En la piscina se pueden practicar varios deportes, incluyendo el waterpolo, el baloncesto y el voleibol. Sin embargo, debido a que estos juegos requieren mucho esfuerzo físico, la piscina no puede ser demasiado profunda.

El voleibol y el baloncesto se juegan comúnmente a una altura de 1,2 metros. La mayoría de los adultos podrán ponerse de pie fácilmente con solo una parte de su cuerpo sumergida, y los niños aún tendrían suficiente destreza a esta profundidad. Con una altura de 1,2 metros, también podrías pararte de forma segura en la superficie de la piscina. Esto incluso te permitiría saltar para clavar la pelota de baloncesto o rematar la pelota de voleibol.

El waterpolo requiere una profundidad mínima de 1,8 metros. Esto se debe a que las reglas del juego establecen que los nadadores nunca deben tocar el fondo de la piscina. Podrías jugar al waterpolo en una profundidad de 1,2 metros si quisieras, pero no estarías siguiendo estrictamente las reglas. Es un aspecto a considerar en la profundidad de la piscina. 

Si solo quieres la piscina para refrescarte

Si solo deseas usar la piscina para relajarte, nadar de forma informal, una profundidad de 1,2 metros a 1,8 metros será suficiente. Esta profundidad de la piscina te permite disfrutar de un baño sin preocuparte por flotar hacia el fondo. Además, esta profundidad de la piscina es particularmente ideal para personas mayores y personas con discapacidades, ya que es bastante segura para aquellos que no son buenos nadadores.

Si tu presupuesto es limitado

Cuanto más barata es una piscina, menor es su profundidad claro está. Todavía deberás pagar por todos los componentes de la piscina, pero al elegir una profundidad modesta de 1,2 metros, podrás ahorrar dinero.

Las piscinas de vinilo son el tipo de piscinas menos costosas. Además, gracias a que no hay tareas de excavación por hacer, los costos de instalación también suelen ser bajos.

Por otro lado, una menor profundidad de la piscina también ayudará con su cuidado y mantenimiento. Esto porque se podrá llegar a todas las superficies de la piscina con un cepillo o una aspiradora.

Floculante para piscinas: ¿Qué es y cómo usarlo en tu piscina?

¿Qué es el floculante para piscinas?

El floculante puede sonar bastante raro, pero en realidad es un químico muy beneficioso para cuidar la piscina. De hecho, es probablemente la forma más rápida de vaciar una piscina que tu sistema de filtración no puede limpiar. Sin embargo, ¿en qué consiste el floculante para piscinas?

¿Qué es el floculante para piscinas?

El floculante para piscinas es una sustancia que ayuda a eliminar la suciedad del agua. Lo puedes encontrar en dos formas diferentes: floculante granular y floculante líquido. Los floculantes granulares generalmente se usan al comienzo de la temporada, o después de lluvias significativas. A lo largo del verano, se suele añadir el floculante líquido una vez a la semana.

Agregar floculante a tu piscina, ayuda a mantener el agua limpia y prevenir el crecimiento de algas. Por otro lado, la cantidad de floculante requerida está determinada por varios factores, incluidos el tamaño de tu piscina, el tipo de filtro que usas, así como el nivel de cloro en el agua.

Cabe mencionar que el floculante se agrega a la piscina cuando otras formas de limpiarla no funcionan. Una vez hecho esto, el químico se encarga de recoger partículas flotantes en el agua que son demasiado pequeñas o ligeras para caer al fondo y ser aspiradas.

Las bacterias, los virus, las esporas de algas y otros desechos diminutos son ejemplos comunes de estas partículas. Aunque se supone que el filtro de tu piscina se encarga de todo esto, las partículas pequeñas pueden quedar atrapadas en el agua durante mucho tiempo.

Al agregar esta sustancia en la piscina, todos estos desechos se atraen y se agrupan en grandes trozos. Esto permite que se hunda en el fondo de la piscina, donde son succionados hacia el filtro. También puedes dejar que un limpiador de piscinas robótico se encargue de esto, si prefieres hacer otra cosa.

¿Cómo saber si tu piscina necesita un floculante?

En realidad es muy sencillo determinar si tu piscina necesita un tratamiento floculante. Es decir, tu piscina puede requerir un tratamiento con floculante si el agua se muestra turbia, o tiene un olor desagradable. Si tu piscina no parece estar sucia pero huele mal, es posible que esto se deba a que se están desarrollando gérmenes en el agua.

¿Cómo usar floculante para piscinas?

Sigue estas recomendaciones para limpiar tu piscina usando un floculante:

Enciende el sistema de filtración de la piscina

Si tu piscina cuenta con un sistema de filtración, es importante que te asegures de que la bomba se encuentre funcionando.

Comprueba el pH

A continuación verifica el nivel de pH de tu piscina. Comprobar el nivel de pH en el agua de tu piscina es necesario para determinar si debes agregar material alcalino, o ácido, y ajustar el pH. Ten en cuenta que un nivel de pH de entre 7 y 8, es el ideal para cualquier piscina.

También asegúrate de que la química del agua sea segura de utilizar.

Limpia el filtro de tu piscina

Para el buen funcionamiento del filtro, es indispensable que lo limpies regularmente, ya que esto ayuda a eliminar todos los desechos que pueden ocasionar obstrucciones.

Agrega el floculante para piscinas

Agrega el floculante sobre la superficie de agua en la piscina. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante, dependiendo de si se trata de un floculante granular, o uno líquido.

Recuerda que si usas un floculante granular, normalmente se recomienda utilizarlo al comienzo de la temporada, o después de lluvias. Si utilizas un floculante líquido, debes agregarlo una vez a la semana en tu piscina.

Para obtener los mejores resultados, toma en cuenta el tamaño de tu piscina, el tipo de filtro que usas, y el nivel de cloro.

Deja la bomba encendida por 2 horas

Enciende la bomba de la piscina, y deja que funcione durante dos horas. De esta manera, todo el floculante podrá circular completamente por la piscina. Una vez transcurrido este tiempo, permite que el agua de la piscina repose durante ocho horas, antes de agregar el cloro.

Aspira y agrega cloro

Finalmente, aspira el suelo de la piscina tras las ocho horas de reposo. Luego de esto, agrega cloro a la piscina para eliminar cualquier rastro de bacterias. Además, el cloro impedirá que el agua de tu piscina se vuelva verde. Si el nivel de agua disminuye, agrega más.

¿Clarificante y floculante son lo mismo?

Un clarificante de piscinas se usan con más frecuencia que el floculante, por lo que es posible que estés más familiarizado con dichas sustancias. Ambos productos son coagulantes, sin embargo, el tiempo que tardan en actuar difiere significativamente.

Mientras que un clarificante es un químico más suave que tarda varios días en limpiar una piscina con agua turbia, un floculante funciona prácticamente al instante. Sin embargo, la mayoría de los propietarios de piscinas no utilizan el floculante porque requiere mucho más esfuerzo.

Conclusión

El floculante para piscinas es una excelente manera de limpiar rápidamente el agua turbia. No obstante, solo debes usarlo cuando tengas tiempo suficiente para aspirar a fondo después de que el químico surta efecto.

Si tu piscina sólo está ligeramente empañada, intente usar un clarificante primero para ver si eso resuelve el problema. Puedes usar la piscina mientras el clarificante está funcionando, pero generalmente tendrás que esperar unos días para ver los beneficios.

En cualquier caso, siempre hay una manera de limpiar el agua de la piscina. Todo lo que tienes que hacer es encontrar el producto correcto, y decidir cuánto tiempo estás dispuesto a esperar para obtener resultados.

Recuerda también, que diferentes tipos de piscinas, requieren de distintos cuidados y mantenimiento. Esto incluye la cantidad variable de sustancias químicas como el floculante.

Cubierta solar para piscinas: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

¿Qué es una cubierta solar para piscinas?

En este artículo te hablaremos sobre la cubierta solar para piscinas. Si bien muchos ya saben en qué consisten este accesorio, otros pueden desconocerlo.

De hecho, mucha gente cree que las fundas son todas iguales, pero no es así. Existe una variedad de soluciones adicionales, como cubiertas solares para piscinas. Estas lonas se parecen más al plástico de burbujas que a las lonas. Están hechas para capturar el calor del sol, y calentar el agua de la piscina.

¿Qué es una cubierta solar para piscinas?

Una cubierta solar para piscinas está diseñada para ayudar a calentar naturalmente tu piscina usando los rayos solares. Como resultado, puede mantener la temperatura del agua a un nivel razonable durante los meses más fríos del año. Esto sin importar que tengas una piscina enterrada, o de otro tipo.

Las cubiertas solares para piscinas brindan otros beneficios a los propietarios de piscinas además de regular la temperatura del agua. Cuando la piscina no está en uso, se puede utilizar como cobertor para ahorrar tiempo en el mantenimiento y evitar pérdidas de agua por evaporación.

Por supuesto, las puedes encontrar en una variedad de diseños y tamaños para adaptarse a todo tipo de piscinas. Además, una cubierta para piscinas también es mucho más asequible que los calentadores de piscina tradicionales. Esto la convierte en una alternativa muy atractiva para cualquier propietario de piscina.

Beneficios de usar una cubierta solar para piscinas

A continuación destacamos las principales ventajas de una cubierta solar para piscinas:

Calientan el agua de la piscina

Una de las principales ventajas de una cubierta solar para piscinas, es su capacidad para capturar los rayos UV del sol. Al hacerlo, calienta el aire dentro de pequeñas burbujas y luego transfiere ese calor al agua de la piscina.

La cantidad de calor que recibe el agua de tu piscina depende de la cantidad de luz solar que recibe cada día. También incluye el color y la forma de las burbujas de la cubierta solar que elijas.

A pesar de ello, se sabe que las cubiertas solares elevan la temperatura de la piscina entre 10 y 15 °C. Vale la pena señalar que las burbujas de aire en una cubierta solar deben estar hacia abajo en la superficie del agua para que funcione correctamente.

Previene la evaporación del agua

Aunque una piscina descubierta puede recoger el calor del sol, ese calor en realidad no se queda en la piscina. El agua de la piscina está sujeta a evaporación si se deja expuesta. La evaporación del agua es la principal causa de pérdida de calor en las piscinas.

La cantidad de agua que se evapora de una piscina varía según su temperatura, la temperatura del aire y la humedad. Para evaporar ½ litro de agua de una piscina a 26°C, se requieren 1048 BTU de energía térmica, que proviene del calor de la piscina. Como es de esperar, se pierde más energía térmica a medida que se evapora más agua.

La buena noticia es que la colocación de una cubierta solar en la superficie de tu piscina, crea una barrera de aire que evita que el agua se evapore, y con ello se retiene la energía térmica.

Reduce el consumo de productos químicos

Una parte de las sustancias químicas en el agua de la piscina, se evaporan cuando ésta se evapora. Dichos productos químicos deben cambiarse para mantener la piscina en buen equilibrio, especialmente si usas agua de reposición.

Al usar una cubierta solar para reducir la evaporación del agua, también se puede evitar la evaporación de los productos químicos de la piscina. Gracias a esto se elimina la necesidad de agregar más. Esto puede ayudarte a ahorrar hasta un 60 % en el uso de productos químicos.

Reduce el agua de reposición

Cuando se usa la piscina por más tiempo, se pierde menos agua porque se evita la evaporación. Esto se traduce en que necesitas agregar una menor cantidad de agua de repuesto para compensar el agua evaporada. El uso de una cubierta de piscina puede reducir la cantidad de agua de reposición requerida hasta en un 50%.

Se extiende el tiempo que puedes usar la piscina

Cuando usas una cubierta solar para aislar tu piscina, puedes mantener la temperatura del agua más alta durante más tiempo. No sucede lo mismo cuando dejas tu piscina descubierta. Esto significa que el agua se mantiene más caliente, por más tiempo, alargando la temporada de baño.

Una temperatura adecuada de la piscina puede durar hasta bien entrado el otoño, dependiendo del clima en tu ciudad.

Bloquea los escombros

Las hojas de árboles que caen, las hierbas, los insectos y otros desechos, se mantienen fuera de la piscina gracias al uso de una cubierta solar sobre la superficie del agua. Puedes hacer a un lado todos estos desechos con una manguera, y separarlos de la parte superior de la cubierta, haciendo que la limpieza sea más rápida y sencilla.

¿Es fácil instalar una cubierta solar para piscinas?

Según el tamaño y el diseño de su piscina, el proceso de instalación puede ser muy sencillo. La mayoría de las cubiertas solares para piscinas son adecuadas para piscinas ovaladas, redondas y rectangulares. También para piscinas hinchables

Todo lo que debes hacer es levantar la cubierta y colocarla sobre la superficie del agua. Debes repetir el procedimiento que usaste al permitir que la cubierta de la piscina se expandiera al sol. Para mejorar la eficiencia del proceso de calentamiento, el lado de la burbuja debe estar abajo, mientras que el lado blando arriba.

Los rayos del sol pueden penetrar fácilmente la cubierta y alcanzar el agua debido al lado blando. La otra cara, que tiene burbujas, es fundamental para retener y aislar el calor, de modo que no se escape de nuevo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies