Cuidar tu piscina durante el invierno: 5 tips para proteger tu piscina

Tips para cuidar tu piscina durante el invierno

Esta es una breve guía sobre cómo cuidar tu piscina durante el invierno. Lo primero que debes saber es que no es necesario descuidar la limpieza de la piscina durante los fríos meses de invierno.

Además, si utilizas un calentador de piscina para prolongar la temporada, debes asegurarte de mantener el equilibrio químico correcto. Si no lo haces, gastará más dinero y tiempo en la primavera, y tu equipo o acabado se manchará o se dañará.

Tips para cuidar tu piscina durante el invierno

Debe acortar el tiempo de funcionamiento de la bomba de 9:00 a.m. a oscurecer para administrar mejor la piscina en este momento. Además, al menos una vez a la semana, debes controlar la calidad de agua de la piscina en casa.

Aquí hay algunas pautas de balance hídrico para cuidar tu piscina durante el invierno:

  • Cloro: La lectura recomendable es de 2 a 4 ppm usando suficientes tabletas y un ajuste bajo en el clorador. Esto proporciona un suministro constante de cloro.
  • pH. Mantén un pH de 7,4 o superior. Un pH alto promueve la formación de incrustaciones, mientras que un pH bajo corroe el acabado de la mayoría de las superficies y accesorios de la piscina.
  • Alcalinidad: Se recomienda mantener una alcalinidad natural en el rango de 80-120 ppm para ayudar a amortiguar el pH.
  • Dureza del calcio: El mantenimiento de las superficies y los acabados de tu piscina sigue siendo esencial en el invierno. Cuando los niveles de calcio son demasiado bajos, se corroe el yeso de la piscina, provocando manchas y una mala apariencia. Si la temperatura es demasiado alta, se pueden formar depósitos y manchas. Mantén un mínimo de 200 partes por millón (ppm).
  • Estabilizador: En este caso se recomienda una concentración de cloro de al menos 40 ppm para evitar el deterioro de los rayos UV. Dado que el sol no está tan alto en invierno como en verano, puede operar en un rango inferior.

¿Qué hacer con el sistema de cloración salina durante el invierno?

Lo más probable es que tu sistema de cloración salina se apague inmediatamente cuando la temperatura descienda a alrededor de 15°C. La cantidad de cloro necesaria de tu sistema de cloración salina para mantener la piscina limpia, se reduce durante los meses de invierno.

Esto se debe al hecho de que las bacterias tienen dificultades para crecer en temperaturas frías. Lo ideal es colocar una tableta o dos de cloro en un clorador flotante para mantener la cantidad constante si eliges apagar manualmente el sistema de cloración salina.

¿Deberías preocuparte por las algas durante el invierno?

Aunque el crecimiento de las algas se ralentiza a medida que el agua se enfría, sugerimos mantener la cantidad de cloro libre entre 2 y 4 ppm, como se indicó anteriormente. Además, en ciertos lugares, las temperaturas constantes superiores a los 15°C son posibles en enero o incluso en febrero. Esto permite que las algas prosperen en la piscina durante el invierno.

Por lo tanto, para evitar este tipo de problemas, lo mejor es mantener los niveles de cloro en un rango óptimo. Es uno de los mejores consejos para cuidar tu piscina durante el invierno.

¿Qué hacer con el limpiafondos de piscina automático?

Cuidar tu piscina durante el invierno significa darle mantenimiento regular. En este caso puedes dejar el limpiafondos de piscina automático trabajando durante cuatro horas al día. Esto mantendrá tu piscina equilibrada y con buen aspecto. Lo anterior asumiendo que la piscina no está cubierta o equipada con una red para hojas.

Para cuidar tu piscina durante el invierno, controla el nivel de agua

Para proteger la bomba y mantener la piscina en óptimas condiciones, asegúrate de que el nivel del agua en tu piscina esté completamente lleno. El nivel perfecto del agua de la piscina está determinado por el entorno en el que vives.

Es decir, si vives en una región con un clima más frío, donde las temperaturas rara vez descienden por debajo del punto de congelación, tu piscina debe estar casi llena durante los meses de invierno.

Sin embargo, si vives en una región donde las temperaturas son mucho más bajas, el agua de la piscina debe estar de cuatro a seis pulgadas por debajo del skimmer.

Verifica el equipo y accesorios de la piscina

Incluso cuando la piscina esta cubierta y no se encuentra en uso, la suciedad, el polen y otros contaminantes pueden ingresar en el agua. En consecuencia, es muy importante que verifiques el equipo, así como las fundas y accesorios para piscina.

Esto significa vigilar el indicador del filtro, además de llevar a cabo un retrolavado, así como limpiar el filtro de acuerdo a las recomendaciones del fabricante. Tampoco debes olvidar revisar la bomba de la piscina, el calentador, así como las tuberías expuestas para asegurarse de que todo esta funcionando correctamente, y que no existan fugas.

También debes tener en cuenta que si dejas agua en el equipo durante el invierno, las temperaturas gélidas pueden congelar y expandir el agua, dañando el equipo o la plomería.

Seguridad en la piscina: ¿Cómo mantener seguros a los niños en una piscina?

Seguridad en la piscina

En este artículo queremos hablarte sobre la seguridad en la piscina. Te diremos cómo mantener seguros a los niños cuando nadan en una piscina en casa. Sobre todo porque las piscinas en el hogar son ideales para divertirse, pasar tiempo con la familia y relajarse. Sin embargo, las piscinas pueden ser peligrosas, especialmente para los niños menores de cinco años, algo que la mayoría de las familias desconocen.

A continuación te mostraremos las mejores prácticas para mejorar la seguridad dentro y alrededor del área de la piscina. También conocerás las reglas básicas de seguridad, así como los consejos generales para mantener la piscina limpia y agradable para toda la familia.

La supervisión es clave en la seguridad en la piscina

Nada supera la supervisión de un adulto en la piscina. En otras palabras, nunca debes apartar la mirada de tus hijos, incluso si estás en una piscina pública controlada. Todos los usuarios de la piscina son monitoreados por socorristas, pero debes tener el cuidado personal que tu hijo pequeño necesita.

¡Vigila a tu hijo en todo momento!

Al supervisar a los niños que se bañan, es importante que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Mantén un contacto visual constante. No te limites a mirar la piscina de vez en cuando.
  • Además, también debes mantener a los niños pequeños y a los nadadores sin experiencia, al alcance de la mano en todo momento cuando estén dentro o cerca del agua.
  • Cuando supervises a los niños que pueden bucear, mantente cerca de la piscina. Incluso, esté preparado para entrar si hay una emergencia.
  • Si debes salir del área de la piscina, aunque sea solo por unos minutos, lleva a tus hijos contigo.

En caso de que se trate de una piscina pública, también es fundamental tener en cuenta los siguientes consejos para mantener seguro a tus hijos:

  • Debes explicarle a tus hijos que todos deben seguir las instrucciones de los socorristas.
  • También explíquele a tus hijo que incluso si la mayoría de los niños no lo hacen, ellos deben obedecer las reglas de la piscina.
  • Permanece atento a otras personas en el agua, especialmente si la piscina esta muy llena.

Educación y prevención, dos aspectos claves en la seguridad en la piscina

Se ha demostrado que entrenar a un niño a nadar y enseñarle sobre los riesgos de ahogamiento y los peligros de la piscina, disminuye el riesgo de que se ahogue. Este es uno de los aspectos más importantes en la seguridad en la piscina.

También puede ser una buena idea inscribir a tus hijos en una instalación de natación acreditada para ayudarlos a adaptarse a la piscina. Con ello aprenderán a flotar, y saber qué hacer si se encuentran nadando en la piscina.

A continuación te ofrecemos algunas sugerencias sobre cómo enseñar a tus hijos a mantenerse seguros en la piscina.

  • Enséñeles a tus hijos las mejores habilidades para nadar. Recuerda que los niños pueden nadar a una edad temprana.
  • Si tienes piscina en casa, es importante que cuando tus bebés tengan alrededor de 6 meses, comiences a exponerlos al agua.
  • Enseñale a los niños cómo flotar, entrar al agua y familiarizarse con la piscina.
  • Utiliza videos para demostrar a los pequeños, cómo flotar en el agua.
  • También debes enseñales a nadar con un salvavidas en todo momento.

Aspectos básicos de la seguridad en la piscina

Los depósitos de agua, también conocidos como skimmers, puntos de succión o retornos de agua, se pueden encontrar en todas las piscinas y son una amenaza para los niños pequeños. Hay áreas de alberca que se pueden evitar en todo momento y se debe enseñar a los niños a no jugar en dichas zonas.

Por lo tanto:

  • Habla con tus hijos sobre los riesgos de enredos y atrapamientos en los desagües. También sobre la importancia de no jugar ni nadar nunca alrededor de desagües o salidas de succión.
  • También es buena idea reemplazar las cubiertas de drenaje planas con cubiertas de drenaje en forma de domo de forma regular para asegurarse de que estén estables y libres de grietas.

Las mejores prácticas de natación en una piscina

  • Se debe nadar con un compañero o un adulto siempre que sea posible.
  • También cumplir con todas las reglas de natación publicadas en la piscina.
  • Es muy importante seguir las recomendaciones del socorrista.
  • Si no puedes ver el fondo de la piscina, no debes bucear.
  • No nades de noche.
  • Cerca de la piscina, no empujes ni corras.

Barreras de seguridad en la piscina

Dependiendo del lugar donde vivas, es posible que exista algún tipo de regulación con respecto a las barreras en piscinas. De hecho, en muchos países, las piscinas privadas y públicas con una profundidad de 30 cm o más, deben tener barreras de seguridad a su alrededor.

Las barreras de seguridad en la piscina son necesarias para:

  • Piscinas enterradas.
  • Piscinas sobre el suelo.
  • Las piscinas cubiertas.
  • También en las piscinas de balnearios
  • Incluso las piscinas hinchables.

Además, las barreras de seguridad en piscinas deben tener una altura mínima de 1.2 metros. También deben ser seguras, y no tener huecos separados de más de 100 mm.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies